CUIDEMOS LA NATURALEZA

Publicado en por ASOCICION UNIVERSAL POR UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA

“Cuidemos la naturaleza, es el patrimonio para nuestros hijos” ó “sin naturaleza no hay vida”, son algunas de las frases que seguramente usted ha escuchado desde hace mucho tiempo. Éstas y muchas otras expresiones han intentado evitar desde hace varios siglos que las actitudes y acciones de los seres humanos deterioren la salud de un planeta con una fuente de recursos naturales, considerada en un comienzo renovable, pero que con el pasar del tiempo ha demostrado que puede desaparecer definitivamente de La Tierra. El deterioro y empobrecimiento de estos recursos se ha hecho cada vez más evidente durante las últimas décadas. En todo el planeta se habla al respecto y expertos de distintas áreas han sumado esfuerzos para delimitar los problemas, así como sus posibles soluciones. Especies de animales, vegetales, microorganismos y hongos. Fuentes de agua salobre, minerales, combustibles fósiles… Nuestro planeta sostiene muchas formas de vida, dándonos aire para respirar, agua para beber y un hábitat donde podemos vivir. En la Tierra, todos estos elementos naturales se entrelazan para formar un sistema equilibrado pero frágil. A veces, la actividad humana altera este equilibrio. Afortunadamente nosotros tenemos el poder de restablecerlo. Todos tenemos una labor qué cumplir en la protección de la Tierra para estar seguros de que nuestros hijos hereden un planeta saludable. ¿ESTAS HACIENDO ALGO POR AYUDAR? La principal causa del calentamiento global son las emisiones de bióxido de carbono que se producen por la quema para generar energía de combustibles fósiles como el petróleo y el carbón. Por lo tanto, cuando tú ahorras energía, contribuyes a la lucha contra el calentamiento global (y además ahorras dinero). Cada vez más las personas quieren mejorar su calidad de vida. Para ello realizan diversas actividades, muchas de las cuales (aunque parezca contradictorio) afectan precisamente esa calidad de vida. Las ciudades crecen: hay más población, y como consecuencia, más desechos de todo tipo que contaminan el aire, el agua y el suelo. Hay más autos y más industrias, y como resultado, mayor emisión de gases tóxicos. Se destruyen bosques, se producen derrames de petróleo, y para proteger los cultivos se emplean fertilizantes y pesticidas que envenenan el medio ambiente y provocan la extinción de especies animales y vegetales. ¿QUÉ PUEDE HACER CADA UNO DE NOSOTROS POR ESTOS PROBLEMAS? Por ejemplo, usemos toda el agua que necesitamos, pero no la derrochemos; denunciemos ante la empresa correspondiente si detectamos una pérdida de agua por rotura de caños en la vía pública; cuidemos los árboles de nuestro barrio para que nadie los corte; saquemos los residuos a la calle en bolsas seguras y solo en los horarios de recolección; no arrojemos a la tierra sustancias que no son biodegradables, como aceite de máquinas, detergentes, componentes de baterías de automóviles, pilas y envases plásticos.

Comentar este post